Macrosad

NUESTRO CENTRO

Unidades de Convivencia

Macrosad Arroyo de la miel es un centro amigable con las personas con demencia que está organizado a través de unidades de convivencia multidimensionales: espacios para 15 personas residentes que ofrecen una atención personalizada y flexible, así como todos los apoyos necesarios para que las personas puedan seguir desarrollando sus hábitos cotidianos según sus propias preferencias, garantizando su participación activa en el desarrollo de su plan de vida y cuidados.

Las estancias están diseñadas con el objetivo de mantener la autonomía funcional y contribuir al bienestar emocional y cognitivo de los residentes, para que se sientan como en su HOGAR.

¿Cómo se organizan las unidades de convivencia?

Las unidades de convivencia están conformadas por las personas usuarias y los/as profesionales de referencia asignados a dicha unidad. Éstos/as suelen mantener unos horarios fijos, lo que permite una experiencia única y un trato más cercano y personalizado.

Las familias también forman parte del día a día, pudiendo participar en cualquier actividad con total flexibilidad de horarios.

Cada unidad de convivencia dispone, además, de espacios públicos y privados: acceso a amplias zonas ajardinadas, terraza con vistas al mar, sala de estar, entre otros.

Servicios de las unidades de convivencia

Servicio de Geriatría

Como centro sin sujeciones físicas ni farmacológicas, el servicio de Geriatría es un factor primordial en la coordinación del equipo interdisciplinar, asegurando que el plan de trabajo con cada persona usuaria se ajusta a su realidad clínica, desde un enfoque flexible y dinámico.

Servicio de acompañamiento

Un apoyo personal y social necesario para la salud emocional de las personas mayores. Nuestro equipo de acompañamiento es seleccionado según experiencia, carácter, actitud positiva y grado de afinidad con la persona usuaria, y la acompañará a sus citas con el médico, en sus paseos o tareas diarias.

Servicio de Neuro-Psicoestimulación

Planes de atención individualizados y tratamientos específicos, para la estimulación de los procesos cognitivos superiores, con el objetivo de fortalecerlos y/o recuperarlos. Incluye programas de rehabilitación cognitiva complementados con el fomento de las interacciones y relaciones sociales, control de los impulsos, gestión de las emociones, terapias psicoeducativas y de orientación familiar.

Servicio de Diagnóstico Precoz

Diagnóstico de deterioro físico y cognitivo, mediante pruebas estandarizadas de diagnóstico y evaluación. Este servicio permite una detección temprana de posibles enfermedades, cuyo desarrollo puede agravar la situación de dependencia. Actuamos anticipándonos a su desarrollo y diseñando planes individualizados de atención y tratamiento en las áreas física, cognitiva, personal y social.

Es la base de nuestra práctica clínica diaria, ofreciendo a cada persona usuaria un tratamiento personalizado, en función de sus necesidades. El personal facultativo (neurólogo y neuropsicólogo), realiza el diagnóstico médico diferencial, que servirá de base para el tratamiento y las revisiones periódicas de seguimiento.

Tipos de Unidades de Convivencia

Unidades de Convivencia Generalista y Especializada